siempre alegres

  • Inicio
  • Nuestros Obispos
  • Siempre Alegres en el Señor

Hecho deplorable

HECHO DEPRORABLEComo ha sido informado por los medios de comunicación y las redes sociales, en la noche del pasado sábado 8 de marzo ocurrió un triste y condenable hecho en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Candelaria, en La Otra Banda de La Victoria. No se trató de una simple incursión delictiva para robar sino –y esto es lo más grave- la persona o personas que cometieron tan grave delito se ensañaron contra la Eucaristía, que constituye el centro de nuestra fe, destruyeron el Sagrario y arrojaron las hostias consagradas al suelo.

El Catecismo de la Iglesia Católica califica este hecho de sacrilegio, que “consiste en profanar o tratar indignamente los sacramentos y las otras acciones litúrgicas, así como las personas, las cosas y los lugares consagrados a Dios. El sacrilegio es un pecado grave sobre todo cuando es cometido contra la Eucaristía, pues en este sacramento el Cuerpo de Cristo se nos hace presente sustancialmente” (Cf CIC can 1367; 1376) (Cat. De la Igl. Cat. 2120).

Continuar leyendo

La Candelaria

candelariaEste 4° domingo del tiempo ordinario coincide con la fiesta de la Presentación del niño Dos en el Templo, en cumplimiento de la Ley mosaica. Esta celebración es también conocida como la Candelaria y, antiguamente, como la Purificación de la Santísima Virgen María, con una connotación marcadamente mariana.

Aunque ya cesó oficialmente el tiempo de Navidad, en muchas regiones (particularmente en los Andes) se prolonga hasta hoy la fiesta navideña, incluyendo la presentación del niño en el contexto del encuentro con el Señor, lo cual es considerado como el inicio de la conversión.

A ese encuentro acudimos con alma bien dispuesta y “con cirios encendidos, ya para significar el resplandor divino de aquel que viene a nosotros –el cual hace que todo resplandezca y, expulsando las negras tinieblas, lo ilumina todo con la abundancia de la luz eterna-, ya, sobre todo, para manifestar el resplandor con que nuestras almas han de salir al encuentro de Cristo” (San Sofronio, comentario en la fiesta).

Continuar leyendo

La fe de María

fe de mariaEstamos a pocos días de la Navidad, el misterio de Dios hecho hombre, que nos llena de alegría. Una digna celebración de tan grande acontecimiento sólo se puede hacer desde la fe, de lo contrario se puede convertir en una ocasión de tomar vacaciones, de viajar, de festejar, pero dejando a un lado lo más importante: la incursión de Dios en la historia humana. Si nos limitamos a los abrazos, a las hallacas, a los triquitraques u otras expresiones festivas y nos olvidamos de invitar al personaje central, al Niño Dios, estaríamos paganizando estas hermosas fiestas.

El anuncio que recibió María de parte de Dios por medio del ángel Gabriel, de que había sido escogida para ser la madre del Salvador, produjo en ella cierta turbación, pues, aunque desposada con José, su esposo, aún no habían iniciado su vida conyugal. Para tranquilizarla, el ángel le dio una señal, fortaleciendo así su fe en Dios y en su palabra: habló a la Virgen de la maternidad de una mujer ya anciana y estéril; con ello le quiso demostrar que para Dios no hay nada imposible.

Comentando este pasaje del Evangelio de san Lucas, san Ambrosio dice: “Al oír María este anuncio, llena de gozo y sin demora, partió hacia las montañas,  no porque dudara de las palabras del ángel ni porque estuviera incierta de la veracidad del hecho ni porque vacilara ante la realidad del ejemplo, sino porque se sentía impulsada por el deseo de cumplir un deber de piedad, anhelante de prestar sus servicios y presurosa por la intensidad de su alegría”

Continuar leyendo

CEV2
btn celam
sata sede
bnn zenit
bnn aciprensa