siempre alegres

  • Inicio
  • Nuestros Obispos
  • Siempre Alegres en el Señor

Saludo navideño

saludoNavideo25Las fiestas navideñas suscitan en nosotros un escenario de sentimientos encontrados, de alegría y de nostalgia, de anhelos y desencantos, de agradecimiento y de propósitos. Por eso la Iglesia nos invita a prepararnos durante el tiempo de Adviento para que podamos celebrar tan grande acontecimiento, el nacimiento del Niño Dios, con un espíritu renovado dispuesto a superar las calamidades que nos toca vivir.

Citando palabras de San Pablo, se nos invita a estar alegres por la venida del Señor. La alegría cristiana no consiste en bebidas y comilonas, cada día más difíciles en el contexto actual. Pero, a pesar de las dificultades no sólo es posible alegrarnos por la incursión de Dios en la historia humana al enviarnos a su propio Hijo, nuestro Señor Jesucristo, sino que se hace imperativo convertirnos en difusores de la Buena Noticia de que Dios nos ama y nos lo manifiesta por medio de su Hijo, hecho hombre para rescatarnos del pecado y de la muerte y hacernos hijos adoptivos suyos.

Continuar leyendo

Cantaré eternamente la misericordia del Señor

JuanPabloII-orandoLa celebración el domingo pasado de la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II tal vez opacó parcialmente la fiesta de la Divina Misericordia, instituida justamente por Juan Pablo II en el 2° Domingo de Pascua, de acuerdo a la manifestación privada recibida por Sor Faustina Kowalska.

El Dios que se nos ha revelado en la Sagrada Escritura, a quien nosotros adoramos, es un Dios lento a la ira y rico en piedad, siempre dispuesto a perdonar a quien acude a Él con sincero arrepentimiento y con deseos de retomar el camino perdido. Jesús, enviado por Dios Padre para realizar la obra de la salvación, es la máxima expresión de amor que Dios nos tiene. Por eso San Juan no duda en afirmar: “Tanto amó Dios al mundo que envió a su Hijo único para que vivamos por medio de Él” (I Jn 4, 9).

Jesús nos enseñó de palabra y de obra la importancia del AMOR, una de cuyas manifestaciones es precisamente la misericordia. En primer lugar, debemos confiar en que Dios es misericordioso y perdona y, en segundo lugar, debemos aprender a ser misericordiosos, si es que queremos que se cumpla en nosotros la bienaventuranza: “Dichosos los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt 5,7)

Una de las parábolas que mejor expone esta disposición de Dios Padre a perdonar al pecador arrepentido es la del hijo pródigo (cf Lc 15, 11-32). En ella el Señor nos habla de un padre que espera incansablemente el regreso del hijo que se marchó, menospreciando todo el amor y las comodidades de que disfrutaba en el hogar. Su vuelta a casa, después de haber padecido toda serie de dificultades materiales, soledad, desprecio, etc. fue ocasión de una gran fiesta, porque el hijo estaba perdido y fue hallado, había muerto y recobró la vida.

Continuar leyendo

Pascua de resurrección

Y JESUCRISTO A RESUCITADO ILa Pascua es el misterio de la vida que triunfa sobre la muerte. En el drama de la cruz, la muerte había triunfado. Jesús había aceptado esa muerte, porque quería cumplir la voluntad del Padre que le había encomendado una misión redentora, y la debía realizar con el sacrificio de su propia vida. Esta aceptación hubiera podido parecer una derrota para él y un triunfo para sus enemigos. Pero Jesús siempre anunció su muerte como un paso a la resurrección. La primera vez que predijo su pasión y muerte, había afirmado que el Hijo del hombre resucitaría al tercer día (cf. Mt. 16, 21). Así pues, el estado de muerte sería muy breve, y al tercer día la vida debía triunfar.

La mañana de Pascua confirma esta predicción. Las mujeres que, al alba de aquel día, se dirigen al sepulcro quedan sorprendidas al encontrar el sepulcro abierto y vacío. Unos ángeles les comunican su buena nueva: Cristo, al que buscan entre los muertos, ya está lleno de vida: ha resucitado, como lo había predicho. Fuera del sepulcro, las mujeres se encuentran con él en persona. Con diversas apariciones, Jesús demuestra su resurrección; podemos decir que desea que la comprueben testigos válidos. Quiere responder a todas las dudas con la evidencia de la vida de orden superior que ya posee.

Continuar leyendo

CEV2
btn celam
sata sede
bnn zenit
bnn aciprensa