• Inicio
  • Noticias
  • La vocación; Más que la claridad de una llamada, es la generosidad de una respuesta

La vocación; Más que la claridad de una llamada, es la generosidad de una respuesta



MonsRafaelCondeObispoSábado 8 de diciembre de 2019 Ser creyente no solo implica, asistir a una iglesia, vestir adecuadamente, rezar o tomar algún tipo de hábito para toda la vida, sino esa fe que va más allá de los sentidos y la razón , esa que solo pocas personas son capaces de adoptar.

Dios en su infinita bondad y misericordia, escoge a hombres a pesar de sus debilidades, limitaciones y condiciones como ser humano para servirles a la iglesia y el pueblo fiel, que creen en un Dios vivo.

Sin embargo, detrás de una sotana, estola e incluso de un alzacuellos blanco, existe un hombre frágil, con imperfecciones que actúa mediante sus sentimientos, al igual que cualquier persona. Asimismo, el Mons. Rafael Ramón Conde Alfonso, obispo de Maracay no es la excepción, quien nació el 13 de julio de 1943 en la gran ciudad de Caracas.

A pesar de haber nacido en la capital de Venezuela, sus raíces están en el estado aragüeño, debido a que sus padres; Quintin Rafael Conde, nativo de El Concejo, y Ramona Alfonsa De Conde, de la Victoria, dieron sus primeros pasos en Aragua. Cabe destacar, que fruto de este matrimonio, nacieron Jesús Conde, el mayor de los hermanos y María Antonieta Conde, los cuales ya partieron de este plano terrenal.

Asimismo “Marieta” como se le conoció cariñosamente por sus amigos y familiares, no solo fue la acompañante del obispo Rafael, debido a un embarazo múltiple, sino quien lo acompañó durante toda su vida, e incluso en toda su formación sacerdotal, en donde recuerda con añoranza el gran día cuando fue consagrado obispo en Roma, por el Papa Juan Pablo II, y la única que estaba a su lado era su hermana.

Para Conde. La familia es la base fundamental de toda persona porque “Lo que no se recibe en el hogar, no se recibe afuera” porque son valores que no lo da la escuela, no lo da la sociedad, mucho menos ninguna institución, solamente la familia es capaz de sembrar esa semilla en el corazón de cada ser humano.

El obispo no solo es considerado un hombre respetuoso y carismático, sino que además, posee un gran sentido del humor, con el que es capaz de transformar un momento de tristeza en miles de sonrisas a todas las personas que lo rodean, es por ello que su lema episcopal es: “Siempre alegres en el Señor” lo define claramente.

Rafael Conde, con tan solo 12 años de edad entró al seminario menor en Caracas, donde obtuvo el Bachillerato, luego al Seminario Mayor Interdiocesano “Santa Rosa de Lima” donde cursó estudios de filosofía y teología. Para él, su vocación religiosa va mucho más allá de un “llamado especial” sino que nació por cierta curiosidad hacia los elementos y ceremonias del altar.

Al culminar la teología, fue ordenado diácono el 25 de julio 1965 y luego es enviado a Roma donde obtuvo la licenciatura en Derecho Canónico en la Pontificia Universidad Gregoriana, al llegar a Venezuela fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 1968. Es así, como dio inicio a su trayectoria ministerial cumpliendo hoy tras 50 años de vida sacerdotal comenta “Llego a mis 50 años de vida sacerdotal contento, feliz y agradecido”.

Prensa Diócesis de Maracay
Pasantes: Paola Suarez / Karla Quintero
CEV2
btn celam
sata sede
bnn zenit
bnn aciprensa