Lecturas Dominicales

Lectura del santo Evangelio de San Juan 20,19-31

Evangelio08abrilJesusMisericordiaDomingo segundo de pascua Ciclo "B"/ Fiesta de la Divina Misericordia /08 de abril de 2018.

Al anochecer del día de la resurrección, estando cerradas las puertas de la casa donde se hallaban los discípulos, por miedo a los judíos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes." Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Cuando los discípulos vieron al Señor, se llenaron de alegría. De nuevo les dijo Jesús: "La paz esté con ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envío Yo”. Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: "Reciban al Espíritu Santo, a los que les perdonen los pecados, les quedarán perdonados; y a los que no se los perdonen, les quedarán sin perdonar”. Tomás, uno de los Doce, a quien llamaban el Gemelo, no estaba con ellos cuando vino Jesús, y los otros discípulos le decían: "Hemos visto al Señor." Pero él les contestó: "Si no veo en sus manos la señal de los clavos y si no meto mi dedo en los agujeros de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré." Ocho días después, estaban reunidos los discípulos a puerta cerrada y Tomás estaba con ellos. Jesús se presentó de nuevo en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes. ‘‘Luego le dijo a Tomás: “Aquí están mis manos; acerca tu dedo.
Trae acá tu mano, métela en mi costado y no sigas dudando, sino cree. "Tomás le respondió: "¡Señor mío y Dios mío!" Jesús añadió: “Tú crees porque me has visto; dichosos los que creen sin haber visto." Otras muchas señales milagrosas hizo Jesús en presencia de sus discípulos, pero no están escritas en este libro. Se escribieron éstas para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengan vida en su nombre.

Continuar leyendo

Lectura del santo Evangelio de San Juan 2,13-25

Evangelio04MAR2018Domingo tercero de Cuaresma Ciclo "B"/ 04 de marzo de 2018.

Cuando se acercaba la Pascua de los judíos, Jesús llegó a Jerusalén y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas con sus mesas. Entonces hizo un látigo de cordeles y los echó del templo, con todo y sus ovejas y bueyes; a los cambistas les volcó las mesas y les tiró al suelo las monedas; y a los que vendían palomas les dijo: "Quiten todo de aquí y no conviertan en un mercado la casa de mi Padre". En ese momento, sus discípulos se acordaron de lo que estaba escrito: El celo de tu casa me devora. Después intervinieron los judíos para preguntarle: “¿Qué señal nos das de que tienes autoridad para actuar así?" Jesús les respondió: "Destruyan este templo y en tres días lo reconstruiré". Replicaron los judíos: "Cuarenta y seis años se ha llevado la construcción del templo, ¿y Tú lo vas a levantar en tres días?" Pero El hablaba del templo de su Cuerpo. Por eso, cuando resucitó Jesús de entre los muertos, se acordaron sus discípulos de que había dicho aquello y creyeron en la Escritura y en las palabras que Jesús había dicho. Mientras estuvo en Jerusalén para las fiestas de Pascua, muchos creyeron en El, al ver los prodigios que hacía. Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba que nadie le descubriera lo que es el hombre; porque El sabía lo que hay en el hombre.

Continuar leyendo

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 9,2-10

TRANSFIGURACIONEVA25FEBDomingo segundo de Cuaresma Ciclo "B"/ 25 de febrero de 2018.

En aquel tiempo, Jesús tomó aparte a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos a un monte alto y se transfiguró en su presencia. Sus vestiduras se pusieron esplendorosamente blancas, con una blancura que nadie puede lograr sobre la tierra. Después se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro le dijo a Jesús: "Maestro, ¡qué a gusto estamos aquí! Hagamos tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías". En realidad, no sabía lo que decía, porque estaban asustados. Se formó entonces una nube, que los cubrió con su sombra, y de esta nube salió una voz que decía: "Éste es mi Hijo amado; escúchenlo". En ese momento miraron alrededor y no vieron a nadie sino a Jesús, que estaba solo con ellos. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó que no contaran a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos. Ellos guardaron esto en secreto, pero discutían entre sí qué querría decir eso de resucitar de entre los muertos".

Continuar leyendo

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 1, 12-15.

f2  cuaresma. oracion liturgicaDomingo 1º de Cuaresma Ciclo "B"/ 18 de febrero de 2018.
En aquel tiempo, el Espíritu llevó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre las fieras salvajes, y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: “Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: conviértanse y crean en el Evangelio”.

Reflexión
Arrepiéntanse y vuelvan a Dios

El Evangelio de hoy nos presenta a Jesús tentado en el desierto. Nosotros también nos adentramos en un desierto, cuando nos alejamos del Señor que es la fuente del Agua Viva. Dios, nuestro Padre, por el Espíritu Santo, nos fortalece y nos alienta para enfrentar las dificultades de la vida. Sin embargo, cuando nos vamos alejando de él, nuestra vida se va convirtiendo en un desierto, cada vez más intenso. Las tentaciones se nos presentan cual espejismos y nos atacan por doquier. Tropezamos con algunas y hasta caemos en el pecado engañados por las ilusiones, que el príncipe de toda mentira, nos presenta.

Continuar leyendo

CEV2
btn celam
sata sede
bnn zenit
bnn aciprensa